Departamento de Neuropsicología

area_neuropsicologia

¿Qué es la neuropsicología?

La neuropsicología es la parte de la psicología que estudia la relación entre el funcionamiento del cerebro y las funciones cognitivas (memoria, atención, lenguaje…).

¿Cuándo realizar una evaluación neuropsicológica?

La evaluación neuropsicológica se recomienda especialmente en todos aquellos casos en que tiene lugar un deterioro de las funciones cognitivas, o una alteración del comportamiento, que se sospecha es consecuencia de un daño o una alteración patológica del funcionamiento cerebral.

¿En qué consiste una evaluación neuropsicológica? ¿Para qué sirve?

Objetivos:

  • Detección precoz del deterioro cognitivo.
  • Detección temprana de personas con  sospecha de demencia  (indicada para revelar deterioro incipiente), especialmente en pacientes con un alto nivel intelectual.
  • Caracterización del perfil neuropsicológico del paciente: establecimiento del patrón de las capacidades alteradas y preservadas.
  • Contribución al diagnóstico etiológico y diferencial del paciente con demencia tales como:
    1. Demencia tipo Alzheimer.
    2. Demencia frontotemporal.
    3. Deterioro subcortical.
    4. Demencia vascular.
  • Cuantificación del grado de deterioro de  cara a la optimización del  tratamiento.
  • Pronóstico evolutivo y progresión del deterioro.
  • Actuación terapéutica y establecimiento de orientaciones de rehabilitación cognitiva.

Metodología:

  • Batería de tests neuropsicológicos amplia y flexible.
  • Pruebas estandarizadas, específicas y sensibles para la edad y el nivel cultural y  del paciente.
  • Realizada por un psicólogo experto capaz de diferenciar el bajo rendimiento por patología orgánica cerebral del bajo rendimiento debido a otros factores como: simulación, abulia, depresión, envejecimiento normal o aparentemente normal u otras alteraciones psiquiátricas y/o funcionales.
  • Fuentes de información para desarrollar la evaluación neuropsicológica:
    1. Evaluación conductual.
    2. Evaluación cognitiva.
    3. Evaluación funcional.

Batería neuropsicológica:

  • Instrumentos de evaluación cognitiva (funciones mentales):
    1. Escala breve de evaluación cognitiva: valoración global del rendimiento.
    2. Orientación, atención y concentración.
    3. Lenguaje: comprensión, expresión, lectura, escritura, denominación y fluidez.
    4. Memoria y aprendizaje.
    5. Gnosias y praxias habilidades perceptuales y visomotoras.
    6. Funciones ejecutivas: planificación, organización, flexibilidad mental.
  • Instrumentos de evaluación conductual: síntomas psiquiátricos, comportamiento
  • Escalas funcionales: actividades de la vida diaria.
  • Instrumentos de evaluación evolutiva del deterioro: entrevista a un informador.

De este conjunto de datos se deriva una definición del estado cognitivo actual del paciente, un diagnóstico neuropsicológico, que determinará las capacidades alteradas y preservadas del paciente,  y un determinado pronóstico evolutivo.

Es relevante realizar una detección precoz, para poder accionar con los tratamientos de los que hoy se dispone y así retrasar la aparición de los síntomas cognitivos y conductuales. Las diferencias neuropsicológicas entre las distintas formas de demencia pueden ser observadas en estadios tempranos, antes de que el proceso patológico sea lo suficientemente extenso como para hacerlas desaparecer.

¿Qué es la estimulación cognitiva? ¿Para qué sirve?

Otra cuestión importante, que actualmente está recibiendo cada vez mayor atención, y en la que el neuropsicólogo juega un papel primordial, son las modernas terapias de estimulación cognitiva. Durante décadas se ha conocido la increíble capacidad del cerebro para adaptarse y seguir ejerciendo sus funciones después de accidentes traumáticos que le han afectado seriamente.  Sin embargo, solo recientemente se ha aplicado el concepto de “plasticidad cerebral” a enfermedades que conllevan el deterioro progresivo del cerebro y sus funciones, como es el caso de la enfermedad de Alzheimer.

Cada vez está más aceptado que la estimulación cognitiva, basada en el anterior concepto de la plasticidad cerebral, puede mejorar las funciones mentales y calidad de vida de pacientes con deterioro cognitivo leve, demencias leves o moderadas. Especialmente Se han señalado una serie de beneficios como:

  • Disminución de la velocidad de progresión de la enfermedad, medida mediante las correspondientes evaluaciones neuropsicológicas.
  • Reducción de los síntomas de tipo emocional de irritabilidad y apatía.
  • Mantenimiento de la comunicación verbal.
  • Mejora, según el paciente, de su calidad de vida.
  • Disminución mas lenta de las habilidades funcionales para la vida diaria.

Tampoco debemos olvidar al cuidador. El también requiere de nuestra escucha. Porque necesita intercambiar con un profesional que conozca aquello por lo que está atravesando, que lo contenga, que lo oriente y lo cuide a él también.

Sabemos que cuando hay un paciente demente y un cuidador primario que se hace cargo de él, tenemos dos pacientes: un paciente demente y otro silencioso que experimenta la llamada “sobrecarga del cuidador”. Se ha definido la carga como el conjunto de problemas físicos, mentales y socioeconómicos que experimentan los cuidadores de enfermos crónicos, y que pueden afectar a sus actividades de ocio, relaciones sociales, amistades, intimidad, equilibrio emocional y libertad.

Información y cita previa

Para el desarrollo de la evaluación y el tratamiento neuropsicológico, Cinteco incorpora a su equipo de profesionales un Especialista en Neuropsicología Clínica.

  • La duración del estudio neuropsicológico  es de  2 horas aproximadamente.
  • Se recomienda venir acompañado.
  • Si el paciente utiliza gafas, debe traerlas.
  • El informe se entregará  en un breve plazo, 48h  aproximadamente.
  • Para más información o para pedir cita  previa contáctenos en nuestro Centro

Boletín

Please wait

Cinteco en los medios

abc
cope
el_confidencial
el_mundo
el_pais
es_radio
la_vanguardia
mia
tve

Contacto

Pza. del Marqués de Salamanca nº 10, bajo dcha. 28006 Madrid
Tel. 91 431 21 45
Fax 91 575 40 07