Fracaso Escolar

“Por fracaso escolar se entiende normalmente el hecho de no lograr el título académico mínimo obligatorio de un sistema educativo. En el caso español, se habla de fracaso escolar para referirse a quienes no obtienen el título final de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), que se obtiene tras cursar con éxito 10 cursos de educación obligatoria”. Esta definición encierra en sí misma un cuestionamiento, empezando por la propia expresión “fracaso escolar” y el estigma que implica, pues parece señalar que quienes no alcanzan un título educativo se están convirtiendo en personas fracasadas. Además, parece llevar la responsabilidad sobre el logro educativo hacia los estudiantes, no teniendo en cuenta que el éxito escolar es un proceso en el que, aparte de los estudiantes, también intervienen los profesores, la gestión de los centros educativos, las autoridades educativas, las políticas educativas y las familias. Sería más ajustado hablar de “alumnos que abandonan el sistema educativo sin la preparación suficiente”.

El principal motivo de consulta psicológica en la etapa infanto juvenil es, sin ninguna duda, la preocupación que muestran los padres por los problemas en el rendimiento académico de sus hijos, y por las conductas relacionadas con el estudio. Adaptación escolar, absentismo, etc.

El fracaso escolar aumenta en España de forma alarmante. Cada vez son más los niños de primaría y sobre todo de secundaria, que no consiguen los objetivos académicos propuestos para su nivel y edad. El fracaso escolar en la infancia puede tener diferentes causas, aunque las más reseñables son: los trastornos emocionales o psicológicos, los trastornos del aprendizaje, los trastornos de la comunicación, los trastornos orgánicos como el TDA-H y los factores intelectuales.

Problemas psicológicos:

En los niños más pequeños el rechazo al colegio puede presentarse por problemas de ansiedad como Ansiedad de Separación .En este trastorno el niño tiene mucho miedo a separarse de los padres y presenta síntomas físicos como dolor de tripa, vómitos, dolor de cabeza, etc. Este miedo hace que no quiera ir al colegio y que pase largas temporadas en casa.

La Depresión es otra causa psicológica en la infancia que produce desinterés, apatía, tristeza, irritabilidad…. en el niño, haciendo   muy difícil atender a la demanda académica.

Los problemas conductuales, déficits en habilidades sociales y cuadros de fobia académica, son otros factores determinantes. En la adolescencia, aparecen nuevos factores que subyacen al fracaso escolar. Como son los problemas relacionados con el autoconcepto y la imagen, actitudes persistentes y negativas frente al estudio, problemas de relación familiar, acoso en el aula, conductas de riesgo que pueden aflorar en estas edades, como el consumo de sustancias, etcétera.

Problemas del Aprendizaje:

Es habitual que los niños que sufren trastornos concretos de aprendizaje no puedan tener un  desarrollo adecuado a nivel escolar, obteniendo resultados por debajo de su capacidad intelectual.

Trastornos de la Comunicación:

Aspectos que van desde las habilidades metalingüísticas hasta el adecuado desarrollo del lenguaje; muy a la base del éxito o fracaso escolar.

Trastornos orgánicos:

Como el Trastorno por Déficit de atención con hiperactividad (TDHA) o Trastorno por Déficit de Atención sin hiperactividad (TDA) que afectan a un 5% de los niños en edad escolar, explican un 10% del fracaso escolar (Instituto Nacional de Evaluación y Calidad del Sistema Educativo). Además de otros factores orgánicos relacionados con la competencia en la tarea escolar.

Trastornos intelectuales:

Factores relacionados con la capacidad intelectual, ya sea por déficit o por superdotación.

Según los datos que recoge el Informe publicado en 2009 por el Consejo Económico y Social de España sobre capital humano

… el Fracaso Escolar en España alcanza  al 27,7 % de la población de estudiantes, este dato aumenta hasta el 34,5 % en los estudiantes varones y disminuye hasta el 20,6 % en el caso de las mujeres. En llea Comunidad de Madrid los datos son los siguientes: 25,5 % para ambos sexos, 29,9 % para los varones y 21 % para las chicas.

La opción de terminar o no el bachillerato, aunque no se trate de un parámetro contemplado en el concepto genérico de Fracaso Escolar, se convierte también en un problema de ajuste académico cuando las expectativas de los padres no contemplan la ESO como el fin de la vida escolar de sus hijos. La tasa de abandono escolar temprano, es decir, el número de jóvenes entre 18 y 24 años que al terminar la Educación Secundaria Obligatoria, y una vez graduados, deciden no continuar la formación postobligatoria (Bachillerato y/o FP de Grado Medio), dobla en España la media de la Unión Europea –31% frente al 17% de la zona euro y el 15% de la media de la Unión en el año 2007–.

Todas estas dificultades persisten de manera significativa en la etapa universitaria, desde la propia dificultad que conlleva alcanzar las medias que  posibiliten estudiar lo que el alumno ha venido preparando y la ansiedad que esto refleja.

La conducta de estudio y el de éxito en las tareas académicas es una respuesta multivariada y,  por tanto, multicausada. Las causas del Fracaso Escolar hay que buscarlas en factores relacionados con el propio estudiante (capacidad, posibles déficits, actitud y motivación, hábitos e historia de aprendizaje, etcétera.) aspectos relacionados con su entorno (contexto familiar y social, esfera relacional, etcétera) y variables propias del sistema educativo (tipo de centro, profesorado, etcétera).

Es importante  establecer un diagnóstico eficaz y temprano que permita el tratamiento adecuado del Fracaso Escolar. El equipo profesional de Cinteco ha elaborado un protocolo de evaluación y tratamiento que da respuesta profesional a los problemas expuestos.

3 comentarios
  1. Interesante reflexión sobre el tema. Creo que todos tenemos algo que ver con las causas del fracaso escolar, padres, profesores y alumnos. Como padre me identifico con la dificultad que apunta su artículo para aceptar que nuestros hijos no terminen el bachillerato. Seguramente nuestra actitud favorece que los adolescentes no consideren el estudio como un problema suyo.

  2. Recientemente, han diagnosticado a mi hijo deficit de atencion sin hiperactividad, desde mayo esta con concerta, y me gustaria me dieran pautas y asesorarme en cuanto al próximo curso, repite 1 de ESO

  3. Estimada Carmen,
    Es importante establecer el diagnóstico adecuado del TDA y que el profesional médico determine la conveniencia de iniciar tratamiento farmacológico. A partir de ahí lo recomendable es actuar a diferentes niveles; por un lado dotar al paciente de las estrategias que le permitan identificar y regular sus dificultades, por otro lado es necesario que los padres comprendan y colaboren a través de su capacidad como educadores y agentes activos en el control de los límites y las contigencias y, por último, de fundamental importancia, el trabajo coordinado con los profesores y los demás profesionales implicados en la esfera académica. La medicación puede, en su caso, facilitar que tu hijo se enfrente con todo este proceso tan importante para el adecuado desarrollo de sus capacidades y su personalidad, pero, no resuelve por sí sola, la consecución de estos objetivos. Atentamente.

Boletín

Please wait

Cinteco en los medios

abc
cope
el_confidencial
el_mundo
el_pais
es_radio
la_vanguardia
mia
tve

Contacto

Pza. del Marqués de Salamanca nº 10, bajo dcha. 28006 Madrid
Tel. 91 431 21 45
Fax 91 575 40 07