Quererse mejora nuestra salud

Susana Pradera Salazar

Psicóloga Especialista en Psicología Clínica

Área de Asistencia Psicológica en la Edad Adulta

La salud, no es sólo la no presencia de enfermedad. Para los profesionales dedicados a la salud en “sentido amplio”, la salud hace referencia a una calidad de vida y un bienestar suficiente, no sólo para no padecer una enfermedad, sino para llevar una vida plena y satisfactoria. Desde este punto de vista podríamos hablar de dos vías de trabajo en el campo de la salud: la prevención, que nos llevaría a tener una buena calidad de vida y la intervención, que abordaría el tratamiento de la enfermedad en sí. Nuestro sistema, no sólo sanitario sino también social, hace más hincapié en la intervención pues es lo que presenta aparentemente mayores complicaciones. Es cierto que cada vez se presta más atención a la prevención, aunque aún esa misma prevención está muy orientada a los aspectos más relacionados con la intervención. Es decir, en la prevención se aborda aquello que nos puede llevar a no padecer enfermedad, pero no se cuida tanto aquello que nos puede garantizar una vida saludable y un bienestar suficiente. En ese sentido uno de los aspectos fundamentales, muy nombrado hoy en día, pero poco considerado en los ámbitos estrictamente sanitarios, es la Autoestima.

Si buscamos en el diccionario la definición de autoestima aparece como “aprecio, afecto o consideración que se tienen hacia uno mismo.”

Este término tan manido en nuestros días, refiere por tanto, aspectos que son difíciles de concretar. Hace alusión a la consideración que de nosotros mismos tenemos y esta consideración viene determinada por elementos de todo tipo, la familia, la educación, el entorno, las ideas que se nos han transmitido, las experiencias vividas… Pero dejar en manos de las circunstancias personales de cada individuo, la formación de una buena autoestima puede ser arriesgado. Y de hecho, eso es algo que vemos de forma patente en nuestros despachos profesionales. La mayoría de las personas que acuden al psicólogo tienen alguna dificultad respecto a cómo se valoran a sí mismos. Y es que los aprendizajes más importantes de nuestra vida, no se adquieren fácilmente. No se insiste suficientemente, hoy en día en la educación, en los aspectos que tienen que ver con el desarrollo de la persona. Como he referido anteriormente, esto tendría relación con una prevención en un sentido más amplio, no sólo en cuanto a la ausencia de enfermedad, sino a una buena calidad de vida.  ¿Dónde hemos aprendido a querernos a nosotros mismos? Lo primero que nos viene a la cabeza es en la familia, pero, ¿eso es exactamente así? En muchos casos nuestros progenitores no son conscientes de la importancia de esta realidad y además, ya comento con anterioridad, que la formación de la autoestima no se debe únicamente a la familia, a los mensajes recibidos en ella y a los modelos transmitidos. La presión social, también es un factor determinante y de hecho, se confunde en muchas ocasiones ese “aprecio o afecto” por uno mismo con egoísmo, pues nuestra cultura nos ha impregnado de valores como el servicio, la entrega, la humildad, que se han considerado como incompatibles con el quererse a uno mismo. Aunque en realidad, esto no es exactamente así. De hecho, cuanto más conscientes seamos de nuestro valor como personas, más podremos aportar a los demás. Pero sin querer hacer excesivo hincapié en el desarrollo de nuestra autoestima, sí que resulta importante destacar que, al ser conscientes de cuántos elementos han intervenido en la formación de la misma, nos podemos dar cuenta de todo lo que se necesita trabajar para poner a punto ese elemento tan importante en nuestra vida emocional. Según la complejidad de las manifestaciones o síntomas, esa puesta a punto puede llegar a ser toda una intervención. Es como operar la columna vertebral de nuestra vida emocional. Es una tarea delicada y que necesita de un buen profesional.

Ahora bien, ¿cuándo necesitamos ayuda profesional ante un problema de autoestima? Esto no es fácil detectarlo a priori, aunque el criterio podría ser, la interferencia significativa en algún aspecto fundamental de mi vida que me está impidiendo que lleve una existencia “normalizada” o saludable. Es decir, ante los problemas de espalda no siempre necesitamos acudir a la cirugía, aunque siempre resulta adecuado recibir formación postural. Esto quiere decir que hay dos alternativas: si las dificultades no son grandes, sería adecuado acudir a cursos de formación de carácter preventivo para no acabar dañando realmente nuestra autoestima. Pero si hay interferencias constantes en mis relaciones personales, en mi vida laboral o en otras situaciones en las que la imagen que tengo de mi mismo, está continuamente en juego y me “juega malas pasadas” por no asumir o enfrentar nuevos retos, porque me aíslo o empequeñezco…, entonces necesito una ayuda especializada.

Esta ayuda profesional se centrará en trabajar la autoestima haciendo un recorrido por toda nuestra trayectoria vital. Se analiza primeramente lo que nuestro entorno inmediato en la infancia y adolescencia, valoraba y destacaba, aquello por lo que nos sentíamos premiados o que admirábamos en las personas significativas para nosotros. También todo lo que se despreciaba o ignoraba tanto de la propia conducta de uno, como de la de los demás. El tomar conciencia de estos aspectos nos sitúa en el punto de partida. Pero posteriormente tendremos que acudir a nuestro repertorio de experiencias reforzantes o inhibidoras, a nuestras vivencias de ensayo-error y a las reacciones que ante nuestros “logros o fracasos” hemos tenido, cuál ha sido nuestra actitud, reactiva o proactiva… De esta forma conoceremos los recursos con los que se cuentan. Nuestro estilo de pensar tiene mucho que ver con todo ello, pues en todo este recorrido nuestra forma de interpretar o “leer” la realidad, está influyendo decisivamente en cómo vamos construyendo  nuestra autoestima.

Todo este análisis previo, que se lleva a cabo en la evaluación,  nos aporta no sólo la información sobre cómo hemos construido esa “forma de vernos a nosotros mismos”, sino la clave para buscar las soluciones necesarias y comenzar entonces la terapia en sí, es decir, el proceso de cambio.

Como vemos hay factores externos que nos servirán para entender “dónde y cómo” estamos y factores internos, adquiridos desde el aprendizaje, que serán los que podamos modificar para mejorar y fortalecer esa “columna vertebral” de la vida emocional, que es la autoestima.

Una ayuda a tiempo, puede no sólo facilitar nuestras relaciones, nuestra manera de enfrentarnos al mundo, sino sobre todo colaborar a adquirir seguridad y confianza en uno mismo o una misma y eso mejorará de manera significativa nuestra calidad de vida.

Cinteco en los medios

abc
cope
el_confidencial
el_mundo
el_pais
es_radio
la_vanguardia
mia
tve

Contacto

Pza. del Marqués de Salamanca nº 10, bajo dcha. 28006 Madrid
Tel. 91 431 21 45
Fax 91 575 40 07